Archivos para Amor

Una Primavera Intemporal

Posted in Literatura with tags , on 02/05/2013 by Angel Bloodjunkie

Era un sábado. El día en que se podría gritar sin que los timbres de plata de los maestros pidieran silencio; el día en que los gigantes incoloros se movían en la pálida pantalla del cine Elite largo y oscuro, y los niños eran sólo niños y no cosas que crecían.

No vi a nadie. Por la mañana, cuando tendría que haber ido de excursión a la linea de ferrocarril de la orilla norte, donde el sol ardiente hervía en las largas paralelas de metal, anduve holgazaneando con una terrible indesición. Y cuando llegué al barranco ya era media tarde y no había nadie allí; todos los chicos había corrido al centro a ver la funsión de la tarde y a chupar pastillas de limón.
El barranco estaba muy sólo, y parecía tan tranquilo y viejo y verde que tuve un poco de miedo. Nunca lo había visto tan silencioso. Las vides colgaban serenamente de los árboles y el agua corría sobre las piedras y los pájaros cantaban en las alturas.
Bajé por el sendero secreto, ocultándome detrás de los arbustos, deteniéndome y avanzando de nuevo.
Clarisse Mellin atravezaba el puente cuando llegué allí.
Volvía del centro con varios paquetes pequeños debajo del brazo. Nos saludamos con timidez.
—¿Qué haces? —preguntó.
—Paseando —dije.
—¿Solo?
—Sí. Todos los demás chicos están en el centro.
Clarisse vaciló un poco y luego preguntó:
—¿Puedo pasear contigo?
—Supongo que sí —dije—. Vamos.
Bajamos al barranco. Zumbaba como una enorme dínamo. Nada parecía querer moverse, todo estaba muy tranquilo. Unas agujas de zurcir rosadas volaban y chocaban contra bolsas de aire, y flotaban sobre la centellante agua del arroyo.
La mano de Clarisse rozó la mía mientras íbamos por el sendero. Sentí el olor húmedo en el barranco y el olor suave y nuevo de Clarisse a mi lado.

Llegamos a un sitio donde otro sendero se cruzaba con el nuestro.
—Allí construimos una choza en un árbol el año pasado —dije, señalando.
—¿Dónde? —Clarisse se me acercó para saber qué señalaba mi dedo. —No veo.
—Allí —dije, apuntando de nuevo mientras se me quebraba la voz.

Muy despacio, Clarisse me rodeó con el brazo. Estaba tan sorprendido y aturdido que casi grité. Entonces, temblando, sus labios me besaron, y mis propias manos se movieron para abrazarla mientras me estremecía y gritaba por dentro.

El silencio era como una explosión verde. El agua burbujeaba en el lecho del arroyo. Yo no podía respirar.
Supe que todo había terminado. Estaba perdido. Desde ese momentos sería inevitable tocar, comer alimentos, aprender lengua y álgebra y lógica, sentir un movimiento y una emoción, besar y abrazar, un remolino de sensaciones que me sorberían y me ahogarían. Sabía que ahora estaba perdido para siempre, pero no me importaba.
Pero me importaba, y reía y lloraba al mismo tiempo, y no podía hacer nada más que abrazarla y amarla con toda la decisión y el alboroto de mi cuerpo y de mi mente.
Podría haber seguido librando mi guerra contra mamá y papá y la escuela y la comida y las cosas de los libros, pero no podía luchar contra esa dulzura en los labios y esa tibieza en las manos y el nuevo olor en la nariz.
—Clarisse, Clarisse —grité, abrazándola, mirando por encima de su hombro sin ver, hablándole al oido—. ¡Clarisse!

Ray Bradbury – Mucho Después de Medianoche.

Al encuentro

Posted in Literatura, Música with tags , , on 17/03/2013 by Angel Bloodjunkie

La observó salir por en medio de sus ropas. Nacer.

El sonido de su piel deslizándose  fuera de la tela era como el de una aguja contra un vinilo, justo antes de que empiece la canción.

Él paseó la mirada sobre ella, sin prisas; aún no son las ocho.

La luz cremosa que entraba por la ventana se distribuía perfectamente sobre su piel, dándole una suavidad propia de la Luna desvanecida entre nubes.

El aroma del incienso se llevó todos los pensamientos y emociones, dejando sólo los absolutamente necesarios.

Ella se acercó un paso a la vez a un ritmo azul y se inclinó sobre él, cuya única reacción fue mirar y humedecer su labio inferior, provocando un brillo tímido que se eclipsó de a poco, mientras ella respiraba la distancia restante.

¡Sorpresa!

Posted in Estúpido, WTF? with tags , , , on 01/08/2011 by Angel Bloodjunkie

¿Esperaban leer otro post salido de éstos dedos flacos y demandantes de una manicura? Yo tampoco…

Ha pasado aproximadamente medio año desde mi última entrada (no, el tal Lo que viene siendo el Chavo© tampoco se ha dignado en vaciar su tremenda personalidad, carisma y chinos escurridos en éste blog —¿será porque eso de los blogs ya es soooo 3 years ago? Ahora la gente se la pasa saltando de Twitter a Facebook, pisando Tumbrl y haciendose chaquetas mentales con Google+…— y es un tonto).

¿Hay razones por las cuales dejé de postear? Sí. ¿Ignoraré que son las 5 a.m. y que tengo muchas ganas de hacer pipí para explicarle a detalle a los 0.4 lectores que me quedan por que dejé de amarlos? No.
Pero puedo decir que me desanimó bastante cuando gente a la que ni saludo (porque sí saludo, y de beso en la boca) comenzó a chulearme los post, estilo: “¡Ah! ¡Tú eres el wee del blog bien vergas! ¿veá? Me gustó ese en el que hablas de… el amor y esos pedos…”

 

No me malentiendan, no es mamonería (o sí lo es, bite me), pero de una u otra forma algunas cosas sí las escribo mientras lloro profusamente y/o sentado en la taza del baño y son cosas que siento tan mías, que es como si cualquiera pudiera ver bajo mi falda escocesa en un día de verano.

Y pensar que un día llegó a haber más de 100 visitas diarias (¡para alguien bien rural como yo eso es como escupir sangre en la cara de Dios!)… Hoy hubo una n_n

Me consuela saber que al menos un par de personas leerán esto… y que ambas pensarán “¡Qué chingadera! ¡Que se dedique a sexar pollos o algo!” ¿Pero qué creeen? ¡Ya lo leyeron! ¡Babosos!

…ejem

Además me quedé taaan cerca del post #100 (a 4 post, a partir de que apreté el botón que dice “Post” que no he apretado pero que sé que voy a apretar porque no estoy escribiendo a lo estúpido… Bueno, sí) y yo quería hacer fiesta con birria y todo.

A mi me sorprende la estadística que reporta que la mayoría de ustedes pensaban que no volvería a escribir. Me asombra aún más que el 87.3% de ustedes pensaba que me había ido a un retiro permanente para estudiar el bajo astral y las artes amatorias de los tejones. Y me desconcierta todavía más que ustedes crean que todas las estadísticas que cito en mi blog tienen alguna base científica real…

Ya en serio, ¿me extrañaron? 😀

Cause you are the one…

Posted in Cursi with tags , , on 08/01/2011 by Angel Bloodjunkie

¿Qué palabras usas para hacerle saber a una persona que es la indicada para tí?
¿Cuáles son las caricias para hacerle saber que sólo ella puede completar tu alma?
¿De qué forma haz de besarla para decirle que es tu única opurtunidad de ser más que sólo “feliz”?
¿Cuál es la presión indicada en un abrazo para hacerle entender que la quieres a tu lado por siempre y unos minutos más?


Si pudiera medir la profundidad de mis suspiros, el estremesimiento de mis sentidos al ritmo de sus labios.
Tantos latidos en su nombre… Si pudiera sentir la fuerza de alguno de ellos.


Si supiera que por su sonrisa he visto más amaneceres que ocasos.
Que sus ojos ponen mi cielo bajo el infierno y sus labios me hacen caer…


Y de nuevo, ¿cuáles serán esas palabras que la mantendran cerca de mí, y a mí lejos de todo lo demás?


Y es que no hay nada que me aterre más que el que ella no esté segura que soy suyo; tibio y frío, despierto y dormido, aquí y allá, de ésta forma y de la otra, hoy y mañana, y mañana, y mañana…

 

Que la amo

Amor

Posted in Cursi with tags , , on 19/08/2010 by Angel Bloodjunkie

Recuerdo alguna vez haber estado sentado en el suelo, en alguno de los fríos/mugrosos pasillos de la escuela, pensando. Más bien lamentando. Lamentando todo. Quejándome, pseudo-sollozando.
En escena entra una silueta random, humanoide, sin rostro ni extremidades definidas y me dice con tono vano y voz genérica: “No te preocupes, ya llegará la chica que de verdad te quiera, sólo tienes que esperar”.
Si tuviera un ipod por cada una de las veces que escuché algo así, Steve Jobs me mandaría un pavo en navidad. Uno gordo.

Pasas sobre los años y ellos sobre tí, y esas palabras, absurdas palabras, se quedan en tu cabeza, haciendo inevitable el que pienses al respecto. Mientras, otras personas se cruzan, de todo tipo, de todas formas, de todos tamaños. Agradables al inicio, a algunos metros de distancia. Insoportables con el tiempo, con su boca junto a tu oido. También al revéz.

Acercarse sólo para darte cuenta de lo que es evidente con la primera mirada. No es nada como lo que buscas, ni parecido. Vacío es lo que te queda una vez que todo, obvia-predecible-lógicamente, se acaba.

Vuelves a esas palabras, las observas, triste, reclamante. Bajas la mirada y sigues caminando…

No es algo de lo que puedas quejarte, no con fundamentos. Cuando naces no te dan una garantía que diga que encontrarás el amor. Tampoco una que diga que tu páncreas funcionará correctamente durante al menos los primeros 10 años. Me gustaría encontrar las oficinas de “Life Inc.” en google earth. Los plantones de campesinos estarían épicos.

¿Qué tendría de pasar exactamente para que eso cambiara?

Teorías, tengo varias. Como la de la cadena cuasi-infinita de causalidades, acción-reacción, efecto mariposa, (o “tu causalidad es mí causalidad” como alguna vez platicamos ^-^) you name it. Pero nada me da una verdadera respuesta. Aunque esa respuesta es la que menos he necesitado en mi vida.

El sol sale, la lluvia cae, las flores se abren, las cosas pasan. Y a veces de una forma tan perfecta…

Sí, es como todos dicen: A veces no comes, a veces no duermes, a veces no piensas en otra cosa. Pero también hay cosas que nadie nunca ha explicado.
Lo que te hace pasar toda la noche pensando en cuánto quieres y cuánto más puedes hacerlo antes de disolverte.
Lo que te convierte en una máquina de versos cursis e in-hilables.
Lo que mantiene tus átomos unidos durante el primer beso.
Y te hace ir tan arriba, tan rápido, sin necesitar un tanque de oxígeno.

No me importaria vivir en éste segundo, sólo éste instante, por toda la eternidad. Porque sé que ella piensa en mí y que entre sus labios duerme un beso y un “te quiero”, sólo para nosotros.

To: Karina ♥

Mi esposa

Posted in Cine, Estúpido, Geek, Humor, Música, Video Games with tags , , , on 09/06/2010 by Angel Bloodjunkie

Nunca me ha parecido la idea de casarme. Nunca. Ni en el registro civil de la quermés de la primaria.
No sé, no me parece práctico, ni necesario, ni sano. Además no soporto las ceremonias de esa naturaleza. Las iglesias me dan urticaria(la verdad no, pero sería un buen pretexto). En las fiestas no conoces a casi nadie y no puedes emborracharte mucho; bailas con tías que no extrañas y que tienen peinados chistosos. Pequeños niños gritones corren de aquí para allá, como jugando a ver quién tira primero “accidentalmente” el pastel/edificio y no te regalan nada chingón. >: (

No gracias.

Pero eso no significa que no termine viviendo o algo con una mujer. ¿Por qué no? ¡Por favor!
Pero, ¿cómo sería ella? Aquella que haría mis días más largos y dulces.

Pues éstos son esos pequeños detalles, características y chucherías que he juntado al caer de los soles:

  • Mi mujer, primero que nada, debe tener un ágil y saludable sentido del humor. Eso no significa que quiera casarme con Sarah Silverman o algo, pero un tipo que se la pasa haciendo chistes, desde malos juegos de palabras, hasta referencias ‘rebuscadas’ que harían sonrojar al Comic Book Guy necesita un poco de comprensión. El sarcasmo inteligente es bienvenido.
  • Música. ¡Es música por el amor de Jebús! ¿Existe algo más importante? En esta parte me da un poco de miedo ser exigente, pero es de vital importancia, al menos para mí. Por supuesto el metal es siempre importante; speed, black, thrash, death, neoclásico, glam (grrr), lo que sea. Punk, sí gracias. Variedad, variedad, ahí está el secreto. Debe escuchar a los Smashing Pumpkins. Debe amar Nine Inch Nails. ¡Debe mojarse emocionarse con los Cramps! Gamerpoints extra si toca algún instrumento(¿es mi imaginación o la mayoría de la jevas prefieren tocar el bajo?).
  • El cine. ¡Amo el cine! Trabajaría en uno si el sueldo no fuera una zurrada. También debe haber variedad aquí. Kurosawa, Romero, Del Toro. Die Hard y Santa Sangre. Buffalo 66′ y 300. Blade Runer, Star Wars y Fight Club son de ley.
  • Debe poseer la habilidad de cocinar pero preferir pedir una pizza en cualquier lugar, a cualquier hora, bajo cualquier circunstancia.
  • Sería un gran detalle que le gustara dibujar. Como profesión o como pasatiempo. Siempre he pensado que la habilidad de transformar papel y lápiz en algo más, algo profundo, con un significado… Saber que tiene alma.
  • Videojuegos: Pocas cosas me derriten tanto como una gamer. Pac-man, Mario, Zelda, Star Fox. You name it. Ahora, que si parte madres en Halo… ♥
  • Debe ser una ninja… Bueno, no.
  • Debe poder beber su peso en cerveza y cargar un oso a contra-corriente (notar las inconsistencias de éste punto, tanto en unidades de medida como en semántica y saber que ya no se me ocurre nada).

Así que sean honestos, ¿ella existe? Y reduciendo ya esas probabilidades, ¿se fijaría en mí?

El razonamiento al que llegué en una de esas buenas conversaciones de las 3:00 a.m. con Lo que viene siendo el Chavo© fue: “Debería clonarme, castrar a mi clón y vivir feliz para siempre en Oaxaca“. Y sí, hizo un mal chiste con eso.

😀

So sad

Posted in Cursi, Música, This is not funny with tags , , , , on 07/03/2010 by Angel Bloodjunkie

Y de pronto me veo forzado a escribir, huir a mis letras, al único lugar que parce seguro a momentos. Y este texto lo dedicaré a un sentimiento en particular.

Desde los albores de la primaria siempre fui muy callado, reservado, introvertido, aún más allá de lo que el arbitrario juicio de un adulto podría llamar “un niño bien portado”.
Y recuerdo haber tenido momentos muy tristes y sin ninguna razón aparente. Pero lejos de perjudicarme, me atrevería a decir que llegué a disfrutarlo; para mí era estar un paso más abajo de la tranquilidad, el momento más oscuro en el que puedes mirar hacia adentro de tí y descubrir lo que está pasando, una relación más entrañable y profunda con tu propio ser, una mirada a tu propio abismo.

Y como esa he experimentado (como todos, supongo) todo tipo de tristeza, desde la más simple y superficial como la de ver tu globo alejarse con el viento, pasando por la tenue tristeza de la nostalgia, hasta la clicheresca y punzante que te deja el “mal de amores” (como llamaría mi abuelita).

Más allá de lamentarme, hacerme el mártir y revolcarme en mis lágrimas, creo que existe un propósito en pasar por tal experiencia, y cuando encuentro el momento perfecto para sentirla no dudo en tomarme mi tiempo, sentarme en mi cama y pensar en todo lo que tenga que pensar, dejarme golpear una y otra vez y de lleno en la cara con cada experiencia, recuerdo e imagen que haya recopilado a lo largo de ese tiempo de espera. Escuchar los lamentos de alguien que pasó por lo mismo, lo sintió y lo convirtió en música.
Hay momentos para todo, según pienso, y así como hay momentos para reír, para ser indiferente y para soportar, hay momentos para sacarlo, sacarlo todo desde abajo, tomarlo entre tus manos y mirarlo fijamente.

No sanaríamos si no estuviéramos pre-dispuestos a lastimarnos.

¿Qué valor tiene un alma sin sufrimiento?

Un par de ojos brillan más cuando están hundidos en lágrimas.

Entonces, ¿por qué avergonzarse? ¿por qué ocultar la tristeza? ¿Por que no sólo sentirla, aceptarla como propia y llorar, llorar hasta quedar seco?

Porque cuando uno llora es por que las emociones no le caben en el cuerpo.

“I hurt myself today
To see if I still feel
I focus on the pain
The only thing that’s real


(Les diría que escucharan la canción mientras leen, pero el video vale mucho la pena).