Archive for the Cursi Category

Cuando dice mi nombre

Posted in Cursi on 02/09/2018 by Angel López

Me gusta cuando ella dice mi nombre.

No lo dice seguido, mucho menos diario.

Me gusta porque las dos sílabas que resbalan por su faringe le rozan los labios.

Besa mi nombre y mi nombre la besa, aunque ella no lo note.

Lo ha dicho triste y enojada. Con tono de lástima y tal vez con cariño.

Cada una de ellas ha sido preciosa, pues es ella reconociendo mi existencia en el mundo.

La locura que me invadiría si supiera que lo ha dicho cuando no estoy cerca…

En su mente o en sus sueños. O tal vez sola en su habitación.

¿Lo ha dicho hoy? No he de saberlo.

Espero, pues, que el último día que lo diga.

Yo ya no esté para escuchar el silencio que le preceda.

 

Where you going?
Don’t go
No no no no
Stay right here
I’m more sincere when I drink

Cause you were right all along
I’m drunk

But I can tell, I can tell, I can
Tell you’re my type of girl
All I want, all I want
Is for you and I to ride love’s ferris wheel

Anuncios

Cariño

Posted in Cursi on 11/08/2018 by Angel López

Ella existe. El simple hecho es suficiente para sacudir mi alma.
La idea de ella es tan antigua como mi conciencia, y esa idea pareciera haber permanecido dormida en mi interior a lo largo de los años, despertando tímidamente al roce del corazón con las tempranas melodías, rebotando en las paredes de mi pecho; asomando por los bordes de mi psique al pasear los ojos por los primeros versos de la juventud.

La primera vez que la miré resultó confuso para mis ojos, abrumador para mi mente e injusto para mi corazón, pues la franca belleza provino de todas direcciones:

Su cabello pareciera ser castaño, pero se enciende como una hoguera al contacto con los rayos del Sol, revelando toques dorados y matices rojizos; en ella mi pasado y mi futuro crepitan. Yo observo, mientras mi olfato atrapa, cómplice de la brisa, a esa flor de mil aromas, de mil dulzuras.

Sus ojos son grandes, pues contienen la vida y la felicidad, o la promesa, o el anhelo dulce y doloroso al imposible; estrellas inasibles, prohibidas para el alma del mortal, cuyo mérito resulta escaso para pretender mencionarlas. Son dos gatos curiosos que asoman por la ventana de tus propios ojos, descubriendo tu naturaleza; noble o ruin, ideal o trágica, intacta o fracturada.

Sus labios, los cuales parecen el colmo de toda suavidad, dibujan la letra “M”, aparente obra de una mano docta, virtuosa; educada por décadas en caligrafía. “M” de miel que está de más cuando la miro y de la maldita megalomanía que tengo a veces de pensarla mía. “M” de montañas gemelas; privilegiado el valiente quien tiene la oportunidad de conquistarlas.  Rubíes tersos de tentación ilícita. Robaría mi propio tiempo, mataría mi honor y orgullo; cumpliría la sentencia de tres vidas por el crimen con sabor a deseo.
Y aunque éstos parecieran encarnar la dulzura última del mundo, esconden tras de sí una sonrisa capaz de levantar la voluntad más diluida. Fundida en mi memoria,  apoderada de mi ensueño. Sin opción más que rendir, de ese día en adelante, mi más devota ternura.

Su abrazo, bendito consuelo, se evapora sin previo aviso con la llegada del alba.

Su beso: tan breve como terso. Su calidez perdura incluso cuando ha cesado el contacto. Quien lo tuvo, por siempre lo anhela. Quien lo tuvo, por siempre lo añora. Dualidad es recuerdo. Dicha en desdicha. Es sentencia y perdón; susurro y tormenta. Es pecado y absolución.
Labios que abrazan labios, lengua que sofoca el ardor.
Separatidad mitigada. Melancolía justificada.

Su voz viaja con los ríos y empapa los oídos. Me arrulla y me ensordece. Me recorre eléctrica de arriba abajo; desde dentro hacia afuera. Me despierta dentro del sueño, pues el sueño es su voz.

Sus mejillas contienen —como flor al néctar— un discreto rubor, no confeso pero evidente: nubes enternecidas por el rosa atardecer.

Su cuello dibuja una curva orbital. De esbeltez tan perfecta que se antoja sardónica. Sugerencia inocente… incitación instintiva cuasi-animal. Evocación nocturna al colmillo lunar.

Sus pechos: oda a la joven simetría; desplante a Afrodita y reto a Turan. Triunfo sobre Venus.

Su ombligo es como una fuente en una plaza de marfil, que yace en el centro de la ciudad soñada de Kadath.

Sus piernas son largas, como la espera por el amanecer en una noche insomne; fuertes y perseverantes como la nostalgia de lo ya perdido. Ejercitadas por las caminatas infatigables que parten de mi inconsciente hasta mi sueño en vigilia y de regreso.

Sus manos apartan mis dudas, vierten pétalos en mi imaginación. Sostienen improbabilidades: dentro de una de ellas va mi corazón. Si ha de caer y quebrarse, que caiga desde la altura de su decisión.

Ella cree en el amor, y el más ruin de los corazones, la más rota de las almas, lo hará con sólo mirarla.

Todo lo que de vos quisiera
es tan poco en el fondo
porque en el fondo es todo

WhatsApp Image 2018-08-11 at 18.08.09.jpeg

“Resulta que el chico rudo es un romántico del siglo XIX. ¡Sacude el mantel y tira toda la cursilería y bisutería! Algo habrá que quede.”
-Héctor Manjarrez
Julio 2018

Cause you are the one…

Posted in Cursi with tags , , on 08/01/2011 by Angel López

¿Qué palabras usas para hacerle saber a una persona que es la indicada para tí?
¿Cuáles son las caricias para hacerle saber que sólo ella puede completar tu alma?
¿De qué forma haz de besarla para decirle que es tu única opurtunidad de ser más que sólo “feliz”?
¿Cuál es la presión indicada en un abrazo para hacerle entender que la quieres a tu lado por siempre y unos minutos más?


Si pudiera medir la profundidad de mis suspiros, el estremesimiento de mis sentidos al ritmo de sus labios.
Tantos latidos en su nombre… Si pudiera sentir la fuerza de alguno de ellos.


Si supiera que por su sonrisa he visto más amaneceres que ocasos.
Que sus ojos ponen mi cielo bajo el infierno y sus labios me hacen caer…


Y de nuevo, ¿cuáles serán esas palabras que la mantendran cerca de mí, y a mí lejos de todo lo demás?


Y es que no hay nada que me aterre más que el que ella no esté segura que soy suyo; tibio y frío, despierto y dormido, aquí y allá, de ésta forma y de la otra, hoy y mañana, y mañana, y mañana…

 

Que la amo

Cicatrices

Posted in Cursi with tags , , , , , , on 12/12/2010 by Angel López

El otro día me fracturé otro dedo (ajá, otro) y me duele, casi tanto como la última vez. Ahora fue el anular de la mano derecha (pareciera que voy en orden) pero no estoy realmente molesto. No lo estaría a menos que me impidiera tocar la guitarra, jugar videojuegos (tengo la firme convicción de que un niñito que no ha aplastado una tortuga es incontables veces más miserable que uno que no ha chapoteado en un charco), acariciar gatitos o jugar con mis mocos. 😀

Realmente no me da miedo lastimarme, desgastarme, usarme o como deseen verlo. No quiero morir sin niguna cicatriz (hasta tengo mis favoritas). Tengo bastantes problemas con esas personas que no poseen ni una sola marca en las rodillas, como si toda su infancia los hubieran tenido amarrados al boiler o algo

Quiero escuchar tanta música a volúmenes tan exageradamente altos indicados que de anciano tenga que usar un aparato auditivo.
Quiero ver tantas películas que a la larga las cataratas me impidan ver mi mano a 5cm. de mi cara.
Quiero cantar tanto que un día ya no pueda ni pedir que me cambien el cómodo…
Quiero tatuarme lo que he querido tatuarme desde que tengo como 8.
Quiero ser mujer… Ok, igual y eso no. XD
Quiero amar, y sentir tanto, que en mis últimos días mi corazón no soporte ni un juego de críquet por televisión.

En resumidas cuentas, quiero que antes de morir me entreguen una factura tan grande que salga en la portada de Forbes. Y voy a salir despeinado.

Porque ¿qué somos nosotros si no las cicatrices de la vida? Dejamos nuestra marca en ella y ellla en nosotros, somos quienes la hacemos real y ella nos regresa el favor.

¿De verdad quieren morir sin ninguna cicatriz?

"Scars are tattoos for the fearless"

Amor

Posted in Cursi with tags , , on 19/08/2010 by Angel López

Recuerdo alguna vez haber estado sentado en el suelo, en alguno de los fríos/mugrosos pasillos de la escuela, pensando. Más bien lamentando. Lamentando todo. Quejándome, pseudo-sollozando.
En escena entra una silueta random, humanoide, sin rostro ni extremidades definidas y me dice con tono vano y voz genérica: “No te preocupes, ya llegará la chica que de verdad te quiera, sólo tienes que esperar”.
Si tuviera un ipod por cada una de las veces que escuché algo así, Steve Jobs me mandaría un pavo en navidad. Uno gordo.

Pasas sobre los años y ellos sobre tí, y esas palabras, absurdas palabras, se quedan en tu cabeza, haciendo inevitable el que pienses al respecto. Mientras, otras personas se cruzan, de todo tipo, de todas formas, de todos tamaños. Agradables al inicio, a algunos metros de distancia. Insoportables con el tiempo, con su boca junto a tu oido. También al revéz.

Acercarse sólo para darte cuenta de lo que es evidente con la primera mirada. No es nada como lo que buscas, ni parecido. Vacío es lo que te queda una vez que todo, obvia-predecible-lógicamente, se acaba.

Vuelves a esas palabras, las observas, triste, reclamante. Bajas la mirada y sigues caminando…

No es algo de lo que puedas quejarte, no con fundamentos. Cuando naces no te dan una garantía que diga que encontrarás el amor. Tampoco una que diga que tu páncreas funcionará correctamente durante al menos los primeros 10 años. Me gustaría encontrar las oficinas de “Life Inc.” en google earth. Los plantones de campesinos estarían épicos.

¿Qué tendría de pasar exactamente para que eso cambiara?

Teorías, tengo varias. Como la de la cadena cuasi-infinita de causalidades, acción-reacción, efecto mariposa, (o “tu causalidad es mí causalidad” como alguna vez platicamos ^-^) you name it. Pero nada me da una verdadera respuesta. Aunque esa respuesta es la que menos he necesitado en mi vida.

El sol sale, la lluvia cae, las flores se abren, las cosas pasan. Y a veces de una forma tan perfecta…

Sí, es como todos dicen: A veces no comes, a veces no duermes, a veces no piensas en otra cosa. Pero también hay cosas que nadie nunca ha explicado.
Lo que te hace pasar toda la noche pensando en cuánto quieres y cuánto más puedes hacerlo antes de disolverte.
Lo que te convierte en una máquina de versos cursis e in-hilables.
Lo que mantiene tus átomos unidos durante el primer beso.
Y te hace ir tan arriba, tan rápido, sin necesitar un tanque de oxígeno.

No me importaria vivir en éste segundo, sólo éste instante, por toda la eternidad. Porque sé que ella piensa en mí y que entre sus labios duerme un beso y un “te quiero”, sólo para nosotros.

To: Karina ♥

No, no me esforzaré poniendole título a éste post. Menos si no he desayunado. T_T

Posted in Cursi, WTF? with tags , , , on 15/08/2010 by Angel López

Ya he estado dejando pasar bastante tiempo sin brindarles uno de mis increibles e inteligentísimos post. Por suerte Lo que viene siendo el Chavo se dió a la tarea de llenar esos espacios vacíos atravéz de los meses, con exactamente 3 post (uno muy bueno, en el otro le ayudaron, el tercero fue un reposteo… Por lo que me imagino que su materia gris ya no dará para mucho más). El proyecto del Punkast (al que el 97% de ustedes les es ajeno) sigue en el horno, pero es uno de esos hornitos de juguete hecho de plástico rosa y sin energía eléctrica. Like this.
En otras palabras, Joan el productor asesinó brutalmente a su computadora, llevándose con ella los programas y el polémico capítulo #0.

Y luego la insultó durante 43 minutos.

Soy un cocktail de felicidad, cursilería, optimismo y esos pequeños malvavizcos que le ponen al chocolate. Así que si vienen a buscar los lamentos derpimentes a los que están acostumbrados, ¡lárguense! (o revisen el archivo, seguro hay cosas que no han leído).

La verdad tengo muchas otras cosas que escribir, pero quería dar señales de que sigo vivo (more than ever). Y si se portan bien, tal vez hasta escriba un post de verdad¡!

Mientras tanto, sean felices.

3 A.M. (El viejo y conocido lugar)

Posted in Cursi, Estúpido with tags , on 21/07/2010 by Angel López

Podría sentarme en la oscuridad. De nuevo.
Sin nada más que el silencio acribillado por los intermitentes tecleos de unas manos frías. Nerviosas.

Que difícil es encontrar a alguien dispuesto a hablar después de las 2 de la mañana. Imposible.

Hoy descubrí que las fiestas de mis vecinos duran el mismo tiempo que a mí me cuesta aceptar que hoy no dormiré. Eso y que soy un imbécil.

Ayer leí una carta, una que no era mía ni para mí. De un tal Ricardo. A Ricardo le gustaba usar muchos puntos suspensivos y signos de admiración indiscriminadamente. Le gustaba Arjona y decía estar enamorado.

Sinceramente me sentí asqueado. No sé si fue su sintaxis, o Arjona, o el amor.
Luego recibí un mensaje, luego ví una película, ahora estoy aquí.

“Lo haces apropósito”, me dijeron, “todo apropósito”.
Que soy miserable por elección, que necesito sufrir, que no siento merecer ni un sólo segundo de satisfacción o tranquilidad.

Sí, es posible.

Cuando la gente comienza algo, de antemano sabe que va a acabar, pero lo hace. Esperando que en ese lapso de tiempo pase algo que lo haga valer la pena. Encontrar un significado en el camino. Como lo que hizo ese tal “Dios” al crear la vida.

Pero más probablemente no entiendo nada y estoy muy lejos de hacerlo. Puede que aún me falte tener una congestión alcoholica, un par de navajasos, perder las piernas. Tal vez necesite morir. Entonces entenderé.

Mientras tanto ya me cansé de no dormir, de no comer y de no pensar.

Aveces duermo y la veo. Despierto y sonrio.

—————-
Now playing: Nine Inch Nails – Something I Can Never Have
via FoxyTunes