Cuchara para café A.K.A La sorprendente vida y obra del post inconcluso de hace 5 años.

Llegó a la cafetería que está completamente vacía, completamente oscura de no ser por unas pequeñas velas sobre las mesas.

En el pequeño escenario hay un saxofonista viejo, melancólico, deprimido. Que toca con todo el dolor de su pecho, con todo el vacío de su alma, por algunas monedas y tragos que le regalan los comensales.

Me siento en una de las mesas y antes de ahogarme en la tristeza ajena llega la mesera, de unos 30 años, con apariencia de casi 40. Aún puede verse un pequeño derrame en el ojo, producto de una discusión con su marido, que probablemente llegó nuevamente borracho, drogado, hundido en vicios y perversiones.
Con una voz delicada, y al mismo tiempo rasposa, me pregunta que qué quiero tomar.

Mi café llega antes que el olora lluvia, la taza vacía se va antes de la primer gota en colisión con el cofre de un auto en Lonesometown.

El blues agoniza, el anciano agoniza.

La lluvia lamenta, lamenta en serio, sufre y llora cada gota.

El estruendo escala y posee por un momento la atención del anciano; de lamesera.

Yo me quedo frío, me muero ahí mismo. No dejo propina.

Cuando el cielo se lamenta, todos observan.

Cuando un hombre lo hace, todos están mirando hacia arriba.

10336697_10152382423068189_3729305585732087405_n

Anuncios

Una respuesta to “Cuchara para café A.K.A La sorprendente vida y obra del post inconcluso de hace 5 años.”

  1. Jorge Pedro Says:

    O:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: