Al encuentro

La observó salir por en medio de sus ropas. Nacer.

El sonido de su piel deslizándose  fuera de la tela era como el de una aguja contra un vinilo, justo antes de que empiece la canción.

Él paseó la mirada sobre ella, sin prisas; aún no son las ocho.

La luz cremosa que entraba por la ventana se distribuía perfectamente sobre su piel, dándole una suavidad propia de la Luna desvanecida entre nubes.

El aroma del incienso se llevó todos los pensamientos y emociones, dejando sólo los absolutamente necesarios.

Ella se acercó un paso a la vez a un ritmo azul y se inclinó sobre él, cuya única reacción fue mirar y humedecer su labio inferior, provocando un brillo tímido que se eclipsó de a poco, mientras ella respiraba la distancia restante.

Anuncios

2 comentarios to “Al encuentro”

  1. Giancarlo Says:

    Pense que te habias retirado
    Me sorprendes

  2. ¡Qué verdadero gusto es encontrarte nuevamente! muchas gracias, sinceramente espero que te encuentres muy bien. Sí, pero de una u otra forma siempre termino volviendo. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: