Tiempo muerto

Así llamo a todos esos paquetes de tiempo o momentos que están “perdidos” en la linea de tiempo regular. Como dientes flojos en una mandíbula. Como dedos extra en un pie.

Los momentos en que quedas varado como una ballena en la playa sin oportunidad de moverte. Prisionero.
Mientras esperas a alguien que se le hizo tarde. Cuando el elevador se queda atascado entre el onceavo y doceavo piso. Mientras bebes en el asiento de atrás de un auto y esperas a que se haga “más tarde”.
Y no traes un libro. Y no traes un cuaderno. Y no traes un reloj.

Es la angustia, la incertidumbre, el horror de flotar a la deriva.

Y esperas y sientes envejecer, parte por parte, toda tu materia.
Y esperas, quieto y callado, mientras el mundo a tu alrededor va más y más rápido.
Y eres la chica linda que espera al chico aún más lindo. Y eres el chico, nervioso y acicalado, que espera por la chica.
Un solitario paquete sin remitente, pero el tiempo sólo se arrastra en una dirección.

Aún sin saber quién irá a recogerte.
Aún sin saber si alguien lo hará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: