Archivo para marzo, 2010

Si tan sólo supiera

Posted in Cursi, This is not funny with tags , , on 29/03/2010 by Angel Bloodjunkie

La rayita parpadeante me dice que es hora de escribir. Si tan sólo supiera…

Pasar las noches de exceso en exceso ayuda más de lo que esperaría en eso de distraerme. A veces la miro, a veces me mira, después se va.

Ojala fuera mi compañera de borrachera; el otro día sentado en el piso con mi cabeza aún en las sillitas giratorias platicaba con una amiga y me puse a pensar que eso no sería tan diferente a el “amor”. Digo, dos personas compartiendo un estado de embrutecimiento mutuo por el exceso de una sustancia en su cuerpo, felicidad que se siente casi “artificial”, risas, nada de preocupaciones.

Durante mucho tiempo me causó gran confusión esa famosa frase que decía más o menos así: “Ten cuidado con lo que deseas, por que se te puede cumplir”. Yo pensaba que ¿por qué alguien no querría que se cumpliera su deseo? Si es algo que quieres lo suficiente como para convertirlo en tal, en un ideal, en un pensamiento casi utópico, ¿qué de malo habría con que se cumpliera?

No sabía, no hasta hace poco, hasta que se fue sin haber llegado, y en ese arribo inexistente haber puesto una bandera con su nombre, atravesando mi corazón como una brocheta.

Como ser humano, a mi parecer el ideal predominante es encontrarla, a esa persona, la única e irrepetible, irremplazable, inolvidable y demás “i’s”. Nos ganamos uno que otro madrazo, por poner nuestros estándares a niveles simplemente absurdos, nos decepcionamos, nos desilusionamos y terminamos por “conformarnos” con algo que, a nuestro juicio, está más a nuestro alcance.
Y eso es lo que pasa, por lo regular.
Pero, ¿y si no?
¿Y si LA persona de hecho llega?
¿Si la conoces y terminas relacionándote con ella?

Para empezar, lo único que puedes articular en tu mente es: “Carajo, si existe”.
Existe y la tienes enfrente, esa creatura casi mítica que hacía opacar a la misma Venus.
Las cualidades ancestralmente enlistadas en tu mente son tachadas, una por una, y a estas se agregan otras que ni hubieras imaginado. Y te aterras, al mismo tiempo que te maravillas y comienzas a fantasear.
Es ella, simplemente, la persona de la que empezaste a enamorarte desde que tenías imaginación, desde que escuchaste tu primera canción apasionada, desde que observaste por primera vez la luna e intentaste abrazarla con la mirada.

Pero a pesar de eso, tus pies no han dejado de tocar el suelo, no del todo, y es cuestión de tiempo para que tu mente se inunde con pensamientos trágicos. Se irá, a final de cuentas, de un momento a otro. O tal vez sea yo el que lo haga, es imposible intentar predecirlo. El punto es que el tiempo la alejará, y en mi micro-conocimiento no existe una distancia más grande e intangible que el tiempo. Puedes correr 13 kilómetros, quizás, pero no puedes correr, nadar o volar un segundo atrás para hacer o decir algo.

Después lo obvio, pasará, como todo, llegaran más, se irán, con la perfección de un ciclo de fotosíntesis. Y no me importa, en lo más mínimo, porque sé, en la forma en la que sabes que hoy será un buen o mal día, o que lloverá en la tarde a pesar de la soleada mañana, que es ella.

Pero ya ha empezado a irse y el tonto soy yo por desear lo contrario. Aunque esa es una de mis definiciones favoritas del amor; querer hacer eterno lo pasajero.

Si tan sólo supiera que la amo, y, sobre todo, la forma en que lo hago. Tal vez se quedaría. Si tan sólo supiera…

Anuncios

So sad

Posted in Cursi, Música, This is not funny with tags , , , , on 07/03/2010 by Angel Bloodjunkie

Y de pronto me veo forzado a escribir, huir a mis letras, al único lugar que parce seguro a momentos. Y este texto lo dedicaré a un sentimiento en particular.

Desde los albores de la primaria siempre fui muy callado, reservado, introvertido, aún más allá de lo que el arbitrario juicio de un adulto podría llamar “un niño bien portado”.
Y recuerdo haber tenido momentos muy tristes y sin ninguna razón aparente. Pero lejos de perjudicarme, me atrevería a decir que llegué a disfrutarlo; para mí era estar un paso más abajo de la tranquilidad, el momento más oscuro en el que puedes mirar hacia adentro de tí y descubrir lo que está pasando, una relación más entrañable y profunda con tu propio ser, una mirada a tu propio abismo.

Y como esa he experimentado (como todos, supongo) todo tipo de tristeza, desde la más simple y superficial como la de ver tu globo alejarse con el viento, pasando por la tenue tristeza de la nostalgia, hasta la clicheresca y punzante que te deja el “mal de amores” (como llamaría mi abuelita).

Más allá de lamentarme, hacerme el mártir y revolcarme en mis lágrimas, creo que existe un propósito en pasar por tal experiencia, y cuando encuentro el momento perfecto para sentirla no dudo en tomarme mi tiempo, sentarme en mi cama y pensar en todo lo que tenga que pensar, dejarme golpear una y otra vez y de lleno en la cara con cada experiencia, recuerdo e imagen que haya recopilado a lo largo de ese tiempo de espera. Escuchar los lamentos de alguien que pasó por lo mismo, lo sintió y lo convirtió en música.
Hay momentos para todo, según pienso, y así como hay momentos para reír, para ser indiferente y para soportar, hay momentos para sacarlo, sacarlo todo desde abajo, tomarlo entre tus manos y mirarlo fijamente.

No sanaríamos si no estuviéramos pre-dispuestos a lastimarnos.

¿Qué valor tiene un alma sin sufrimiento?

Un par de ojos brillan más cuando están hundidos en lágrimas.

Entonces, ¿por qué avergonzarse? ¿por qué ocultar la tristeza? ¿Por que no sólo sentirla, aceptarla como propia y llorar, llorar hasta quedar seco?

Porque cuando uno llora es por que las emociones no le caben en el cuerpo.

“I hurt myself today
To see if I still feel
I focus on the pain
The only thing that’s real


(Les diría que escucharan la canción mientras leen, pero el video vale mucho la pena).

Endless moment

Posted in This is not funny with tags , on 05/03/2010 by Angel Bloodjunkie

Belleza tan ilógicamente perfecta, que presenciaba conmocionado a través de la oscuridad y el aire viciado por el humo. Sonrisa y ojos resaltando sutilmente, dejando de lado cualquier otra realidad o suceso, lugar o momento.

Para unos ojos objetivos, el instante aparentemente vino y se fue, para regresar sólo en recuerdos, sueños y malos intentos de describirlo (como este). Pero yo tengo la idea de que quedó flotando en algún lugar, que en este preciso momento sucede en otro plano, en uno donde no pasó de largo, en uno donde sucedió todo y nada. Una gota de lluvia que nunca termina de caer.