ANGEL: Empathie

Durante un largo tiempo(el suficiente), me he dedicado a pensar en la forma en la que nos preocupamos/interesamos en otras personas.
Ese pequeño, frío y mezquino ser dentro de mi siempre me ha reprochado mi interés por otros, ese momento del día(o noche) en el que no hago otra cosa más que lamentarme los problemas ajenos, acongojarme con sus desgracias, ocuparme de sus problemas.
“Como si no tuvieras suficiente con los tuyos”, dice él, mientras se tumba en el sillón con los brazos cruzados y el ceño fruncido.

Aveces le doy la razón, en parte, ¿No sería todo más sensillo?
En si, me parece que a final de cuentas todos nuestros problemas tienen origen en la relación(o falta de ella) con otros. Y ahí es donde mi CPU encuentra el primer error:
No podemos simplemente separarnos de todos, no podemos meternos en una de esas bolsitas individuales para sándwich y pretender que no hay nadie alrededor.

Nuestra naturaleza es relacionarnos, de una u otra manera y no podemos evitar sentir pena, o tal vez hasta lástima por ese pobre hombre al que golpearon en la ingle con un coco… Mal ejemplo.

Es raro saber que siempre va a haber alguien por quién preocuparse, aún si no tuviera hijos o familiar alguno.
No puedes esperar pasar un buen rato en el cine con alguien, reírte de su chiste, sujetar su mano o hasta besar sus labios y después pretender que no te afectan sus problemas.

Simplemente no puedes ser menos humano.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: