ANGEL: Zero

Es un ejercicio que suelo hacer de vez en cuando, en especial cuando empiezo a desvariar y necesito poner los pies en la tierra.

Simplemente consiste en darte a ti mismo un valor absoluto de cero. Así de fácil. Darte cuenta de lo insignificante que eres, tu nulo impacto en la vida del mundo y otras personas.
No eres nadie y casi nada. Tu muerte violenta sería similar a la de una hormiga en un hormiguero; simplemente mueven tus restos y siguen adelante.

Nadie tiene pensado hacer nada por ti, porque no le interesas y si puede tomar algo de ti lo hará. Sólo te tienes a ti para ponerte en tu lugar, lanzarte agua en la cara y repetir.

Tu existencia es completamente irrelevante, como la vida en relación a la eternidad.

Entonces, ¿Por qué preocuparse en trascendencia, propósito en la vida y sin numero de trivialidades sin importancia? ¿Por qué lo hacemos? Si ya lo dijo Roy:

… “Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.“…

"Time to die."

Anuncios

3 comentarios to “ANGEL: Zero”

  1. Que triste, no? yo soy eterna… pero mi existencia de poco sirve, sólo cantar y engañar a pobres perdidos en la mar.

    *Nereida*

  2. En ese caso, al menos tú sabes tu propósito, tu razón. No le veo lo triste a eso.
    No te caería mal un poco de mortalidad.

  3. Sé mi propósito, claro. Mi eterno próposito. Quisiera vagar por parajes, perdida, con la emoción de poder desaparecer con un débil soplido.

    *Nereida*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: