El cambio

Podría decirse que mis vacaciones iniciaron oficialmente, y éste es el punto en el que comienzas a separarte, intencional o no, de todas esas personas, y por ende, de muchas cosas relacionadas con ellas. Salidas, conversaciones por teléfono, SP*, etc. Cosas que antes eran tan cotidianas  y espontaneas.

Siento que mi negación va un poco más allá de la normal, intentando separarme más de lo que el contexto antepone, desapareciendo por periodos, faltando a reuniones y salidas de “despedida”. Como si tuviera miedo de ver a algunas personas y no saber qué decir, qué hacer, cómo despedirme.

Recuerdo haber leído alguna vez un texto que hablaba de cómo los elfos no entendían el consepto del adiós, obviamente por su longevidad. Pero nosotros, como humanos, no tenemos mucho que esperár del tiempo, más que pérdida y una gradual degradación, física, mental y hasta podría atreverme a usar la palabra “espiritual”, que no uso con mucha frecuencia.

Yo sólo me alejo y dejo ir momentos que probablemente después pida a gritos que vuelvan. Por alguna razón el ayer siempre parece mejor, más feliz, menos difícil… ¿O es que sólo guardamos lo que queremos recordar?

Ahora soy y me dejo llevar por él, por el cambio, a pequeños pasitos.
Hice una nueva cuenta de correo, a la que planeo mudarme gradualmente y llenar de nuevas ventanas de texto emergentes, con otras conversaciones, otros intereses, otros sentidos del humor, otras historias.

Seguramente me llevaré a una que otra vieja amistad, personas que se volvieron necesarias, otras que siempre lo fueron, pero no son más de 3. Todos los demás los dejaré atrás, aunque algunos ya lo hayan hecho conmigo desde hace mucho. Pienso en que un día volveré a iniciar sesión con mi vieja cuenta para ver que a pasado con todos e, incluso, hablar con alguien. O al menos eso me imagino.

Definitivamente no so y fan de las interrupciones, vuelvo a leer todo lo que acabo de escribir y creo que es demasiado parloteo para un simple cambio de correo… También hice una cuenta de Gmail, no sé para qué, no conozco a nadie que tenga una, pero al fin pude hacer una dirección que me dejara medio satisfecho (angel.brokenheart13@gmail.com para quién esté interesado), haciendo alusión a Fight Club, por supuesto.

Y en otras cosas, odio el maldito hi5, no puedo enviar mensajes, ni actualizar mi información de perfil, y lo más importante, no puedo borrar amigos y por ende, no puedo bloquearlos… Cosa arto importante en éste momento. Puede que lo borre y sólo me quede con mi facebook y mis 7 amigos, 2 de los cuales no conozco.
Lo siento, tenía que decirlo.

¿Cuál era el tema?

Ah, si…

Muchos dicen que el cambio no es bueno, creo que tienen razón, pero es necesario.

Pero las cosas necesarias no siempre son buenas, de eso estoy seguro.

Apuesto a que a más de uno el título le sonó a algo político.

*Super Pedas 🙂

Anuncios

4 comentarios to “El cambio”

  1. TE ENTIENDO … EL HI5 ES UNA COMPLETA BASURA , CON EL MIO PASA LO MISMO 😦 … ESPERO QE TE ENCUENTRES BIEN
    BUEN DIA

  2. Anónimo Says:

    Broken heart…..?
    Creo que entiendo eso…pero el “13”….?
    xD
    Saludos
    (espero no ser de esas personas que quieres desaparecer)

  3. Victor 8a Says:

    jejejeje
    El del coment arriba soy yop……
    xD
    ^-^

  4. Sí Victor, lo descubrí por el “xD” y el uso indiferente de los puntos suspensivos XP. Trece era mi número de la suerte, cuando aún creía en ella.
    Y no te desaparecería, te cortaría a la mitad con un serrucho. Eso es 3% menos choteado.
    ¿Qué no estamos hablando de trucos de magia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: