El Búcaro Roto

Un golpe de abanico ha herido el búcaro en el que muere esta verbena. El golpe lo rozó apenas, y no se percibió ningún ruido.

Pero la leve magulladura, mordiendo poco a poco el cristal con paso imperceptible y seguro, lo ha ido rodeando lentamente.

El agua fresca ha escapado gota a gota y se ha consumido el jugo de las flores. Nadie se ha dado cuenta todavía. No lo toquéis; está roto.

También así la mano amada suele rozar el corazón y magullarlo. Luego, el corazón se hiende por sí solo y la flor de su amor perece.

Aunque a los ojos del mundo parece intacto, él siente crecer y llorar quedamente la herida fina y profunda. Está roto, no lo toquéis.

Sully Prudhomme
1901

Anuncios

Una respuesta to “El Búcaro Roto”

  1. Este juego de palabras que cuenta la historia de un búcaro astillado, me suena muy al estilo de los poemas exóticos.

    Cuando no, lleno de imágenes y fantasía.

    Chinasklauzz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: